España, Europa y la orfandad política

 

Estamos viviendo unos años en las teóricamente denominadas “democracias desarrolladas” algo desconcertantes y bastante inquietantes. Desde que se iniciara la crisis económico-financiera en el año 2008, con la quiebra en septiembre de Lehman Brothers, han sucedido demasiadas cosas que han descolocado a una parte importante de las clases medias europeas.

Se está constatando una profunda crisis de representatividad política, algo malo y preocupante para nuestra democracia representativa. El propio espíritu de la Unión Europea ha pasado de la euforia del inicio del milenio, con la propuesta incluso de una Constitución europea para el año 2004, con un proceso de retroceso que por el momento ha tenido en el Brexit su máxima expresión. Los problemas de corrupción socavan la credibilidad de nuestra clase política, la burocracia europea y nacional parecen demasiado alejadan de los problemas reales de los españoles y europeos. Surgen frente a este desencanto nuevas alternativas políticas, algo siempre bueno, pero que en bastantes casos se concretan en alternativas populistas -de izquierdas en el sur de Europa y de derechas en el centro y norte del continente- que no van a lograr afrontar la situación con el rigor y la responsabilidad necesarias.

El Estado del bienestar está en un momento ciertamente delicado, se han recortado bastantes servicios sociales que afectan directamente a nuestra calidad de vida, en materia sanitaria, educativa, ayudas a grupos desfavorecidos, etc. Las desigualdades se han disparado en nuestras sociedades de manera alarmante e inaceptable. Ante esta realidad no podemos mirar hacia otro lado, hacer como si nada sucediese, o no dejar de comprometernos y actuar con las virtudes políticas de siempre: racionalidad, vocación de servicio, gestión eficaz, prudencia, honradez, preparación, defensa del interés general…

Por este motivo principalmente apoyo con decisión y compromiso este nuevo proyecto cívico que defiende virtudes políticas en las que siempre he creído. La perseverancia es la clave de la vida y no debemos dejar de perseverar en los valores políticos que a lo largo de la historia han demostrado su eficacia. La Plataforma Ahora nace con vocación de servicio, de crear puentes y sumar a todos aquellos que se sitúan en el espectro del centro, centro izquierda político. No es preciso compartir todos sus principios y valores, la identidad total en política es imposible, basta con creer en los principios básicos y fundamentales.

Las alternativas de política nacional del PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos ciertamente no me convencen, no me ilusionan. EL PP por sus enormes problemas de corrupción, entre otros y el PSOE por la deriva en la que lleva demasiados años, en un peligroso proceso de deconstrucción. Las novedades que podían suponer Podemos y Ciudadanos no se han concretado, a mi modo de ver, en la necesaria nueva y comprometida política que muchos españoles y europeos deseamos y reclamamos.

Todos los caminos comienzan con un paso. El futuro no está nunca escrito. La Plataforma Ahora genera ilusión, capacidad de crear algo diferente, de priorizar y jerarquizar los principales problemas que tiene nuestra querida España. Creo, algo muy importante, en el grupo humano que Gorka Manerio, entre otros, ha ido uniendo con criterio y responsabilidad. Vamos hacia delante, vamos a sumar y vamos a trabajar por el proyecto común que a todos nos une: nuestra vida pública.

David Ortega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s