No te resignes, otra izquierda es posible

Te escribo a ti que comienzas a leer estas líneas, a ti que sueñas con una nueva izquierda, una izquierda distinta, un centro izquierda progresista que defienda los valores de la izquierda y no los manche con complejos, traiciones, mentiras y populismo.

Hace tiempo que nos venimos preguntando dónde está la izquierda española, hace tiempo que vemos con tristeza y rabia como la izquierda oficial de nuestro país camina en dirección contraria a los valores tradicionales de la izquierda progresista y universalista, aquella que levanta la bandera de la libertad, igualdad y fraternidad. Constatamos como aquellos que se hacen llamar de izquierda caminan entre los complejos y el populismo; padecemos a un partido centenario, mal llamado socialista, cuyos complejos en la defensa de la unidad política de nuestro país, de España, le han hecho tirar al suelo y pisar la bandera de la igualdad y la defensa de la cohesión social,   bandera, la de la igualdad y la cohesión social, que han sustituido por la bandera de la identidad y la defensa de lo que ellos llaman “plurinacionalidad” que no es otra cosa que defender y ahondar en las diferencias de origen y en una España asimétrica de privilegios históricos y feudalismo.

Por otro lado asistimos en su día, fruto de los movimientos del 15-M, al surgimiento en 2014 de un partido, que en principio venía a regenerar nuestra democracia y en el que muchos vieron también en este nuevo partido una oportunidad de regenerar la izquierda. Tristemente hemos constatado que ese nuevo partido que pudo despertar la ilusión de muchos progresistas y gentes de la izquierda, no es más que falsa izquierda, izquierda reaccionaria, populista, izquierda sectaria y vieja, muy vieja política. Esta izquierda reaccionaria y populista que con mucha dosis de teatro no ha hecho más que alimentar a los elementos más inmovilistas de nuestro país a la par que echar por tierra todas las ilusiones que pudieron despertar entre las personas progresistas que no solo esperaban una regeneración en la política y democracia en general, sino que también veían en esta nueva formación la oportunidad de regenerar la izquierda, de una nueva izquierda progresista.

Así pues las personas progresistas, las personas que buscamos y deseamos esa izquierda cívica, progresista y universalista, nos vemos huérfanos, nos vemos ante una izquierda centenaria, acomplejada, que ha renunciado a la defensa de la igualdad frente a la identidad, que ha renunciado a la defensa de un proyecto común, cohesionador del Estado, y que ha apostado por las desigualdades y los privilegios de origen que van empaquetados en lo que llaman “plurinacionalidad”. Y complementando a esa izquierda centenaria y acomplejada, traidora, diría yo, de los valores tradicionales de la izquierda, tenemos a esa izquierda reaccionaria y populista, que es el mejor argumento para los que nada quieren cambiar y muchos derechos quieren recortar. Esta izquierda es una izquierda reaccionaria, populista, y diré también, no democrática, pues es cómplice de regímenes totalitarios y represivos como el chavista en Venezuela, y no tiene reparos en alabar a figuras como la del dictador y asesino Fidel Castro. Este nuevo partido, populista, directamente dispuesto a romper la cohesión social y la unidad política, el Estado, y por ende romper el Estado de Bienestar, que propone imposibles, que mucho teatraliza nuestra vida política y que poco aporta, más allá de servir de escusa para los elementos más inmovilistas de nuestro país, ha terminado por destrozar las ilusiones de muchas personas que deseaban una regeneración en la vida política y en la democracia de nuestro país desde una óptica progresista.

Aún por muy negro que parezca el contexto, aún por mucho que invite a resignarnos, hace apenas unos meses nació Ahora Plataforma, un grupo de personas que no nos resignamos, que creemos que otra izquierda es posible y que poco a poco estamos sumando a este proyecto a más y más gente. Un grupo de personas que no renunciamos a luchar por otra izquierda, por una izquierda cívica y universalista, por una izquierda progresista y no sectaria, que levante la bandera de la igualdad frente a la bandera de la identidad, una izquierda que defienda la unidad política como elemento de cohesión social, que defienda la nación cívica frente a la nación étnica, una izquierda que recupere los valores tradicionales de la izquierda, que sitúe al ser humano en el centro del debate y defienda sin titubeos las democracias frente a las tiranías aquí y allá, dentro y fuera de nuestro país. Un centro izquierda en definitiva, moderado, no sectario, que no juegue con los nacionalismos a levantar fronteras dentro del propio Estado, condenando a millones de personas a ser extranjeros en su propio país, y que sobre todo entienda que para luchar por el fortalecimiento de nuestro Estado de Bienestar y por la cohesión social es necesario la defensa del Estado y su unidad política sin ningún tipo de complejos.

Por todo ello te digo que no te resignes, jamás lo hagas, jamás te lo permitas, te aseguro que otra izquierda es posible, AHORA es posible.

Autor: Pedro García Crespo

Junta Directiva Plataforma Ahora

Responsable Relaciones Institucionales                                                                                                                                                    

Responsable adjunto Acción Política

Un comentario en “No te resignes, otra izquierda es posible

  1. De acuerdo.
    Apoyo esta Plataforma (esperando que se proyecte en una acción política lo antes posible) como apoyo otras que como esta, se orientan hacia una regeneración de la Res Pública para el s.XXI.
    Lo que sugiero es que salgamos de nuestra zona de confort por un momento y dejemos de plantear ‘izquierda’ ó ‘derecha’ como concepto/signo político; desde hace ya bastante tiempo no existe tal distinción. Considerar que la izquierda es ‘progresista’ porque es izquierda y la derecha ‘conservadora’ porque es derecha es tan absurdo como pensar que la Mujer es tonta porque es mujer o que los españoles tenemos que bailar flamenco y gustar de la tauromaquia por ser españoles
    Los tópicos –a veces típicos- casi nunca representan realidades sino estereotipos. Y el de izquierda vs derecha es uno que la Clase Extractora que nos gobierna se afana en inculcar para distanciarse de ‘los otros’ que obviamente, son los malos de la peli.
    No creo que PLATAFORMA AHORA tenga que ir por esos derroteros, sino por lo del sentido común y el aglutinamiento de vectores diferentes pero en la misma dirección, que defienda los mismos valores evitando demagogias pijo-progres y buenismos paternalistas.
    Los populismos no tienen signo político; siempre se soportan en valor absoluto

    “Debemos tener la valentía de cambiar lo que debe cambiarse, la humildad de no cambiar lo que no deba cambiarse y la suficiente sagacidad como para conocer la diferencia” (sic) Emperador Maximiano (250-310 dC).

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s