“Se paró el péndulo electoral” por Martu Garrote

La metáfora del péndulo electoral para explicar las mayorías absolutas de PSOE y PP, alternativamente, la he utilizado en innumerables ocasiones porque es la que mejor explicita el movimiento del voto en España, hasta hace muy poco tiempo. Alrededor de dos millones de votos podían cambiar el resultado final de unas elecciones, bien quedándose en casa, bien votando al rival.

Entre los socialistas, solíamos pensar que éramos nosotros los que ganábamos o perdíamos elecciones. Si lo hacíamos bien, ese par de millones de votos apostaban por el PSOE y ganábamos, si lo hacíamos menos bien, se quedaban en casa y ganaba el PP. Aunque en mas de una ocasión he sostenido esta misma reflexión y la he defendido en público y en privado, hoy tengo mis dudas de que sea del todo cierto.

Es posible, digo, es posible y cada día más probable, que haya más de un par de millones de españoles a los que les es indiferente votar derecha o izquierda y que apostaban por el PSOE o el PP, en función de cómo iba España, la economía, de las leyes que se iban aprobando y, sobre todo, de la corrupción. De ahí lo del péndulo electoral y que los votos cayeran en uno u otro granero en función de las circunstancias.

Esto no es incompatible con que una parte importante del electorado de izquierdas, más exigente, más delicado, más dado a la crítica y la autocrítica, se quedase en casa cuando el PSOE no respondía a sus altas expectativas. Era quizás una combinación de ambas realidades, la abstención como forma de castigo a tu partido cuando se equivoca y la falta de adscripción ideológica que permitía votar a uno u otro partido en función de su gestión, lo que configuraba ese cruel péndulo electoral que unas veces te daba y otras te quitaba.

A la vista del espectacular resultado electoral de Ciudadanos en Cataluña y las últimas encuestas electorales que señalan a la formación naranja como clara ganadora de ponerse hoy las urnas, parece claro que se ha parado el péndulo electoral. Los votantes descontentos con el PP no necesitan apostar por el PSOE, los votantes descontentos con el PSOE no tienen por qué resignarse a la abstención, hay un nuevo voto refugio que contenta a unos y otros, un voto de centro, sin complejos ante la idea de una España y no diecisiete y sin sombra de corrupción. Es posible que agrade, al votante de derechas en mayor medida, pero también al votante clásico socialista harto de populismo y nacionalismo.

hay un nuevo voto refugio que contenta a unos y otros, un voto de centro, sin complejos ante la idea de una España y no diecisiete y sin sombra de corrupción

Con el PP en una batalla interna sin cuartel, en el que todos dan a Rajoy por amortizado y andan tratando de abrirse paso a codazos en la sucesión. Con todas las causas penales que asolan a los populares por sus muchos años de corrupción y financiación de campañas de manera ilegal en fase de juicio y pronta sentencia. Con un Rajoy que siempre esconde un as bajo la manga y que no tiene intención alguna de dejarse ofrecer en sacrificio por los suyos para salvar al PP, el votante de derechas se siente profundamente desconcertado.

Con Podemos en caída libre, una vez exprimido el éxito del buen diagnóstico de la realidad que sufrían la mayoría de los españoles como consecuencia de la crisis y las injustas políticas basadas en la austeridad, para salir de ella, una vez estrujada al máximo la indignación ciudadana que desembocó en el 15M, si hay algo que los votantes han comprendido es que no hay soluciones más allá del eslogan, la casta, la trama y el proyecto caudillista de Pablo Iglesias.

Con una Izquierda Unida al borde la extinción en manos de un líder sin fondo ideológico ni capacidad política para representar a la “verdadera izquierda” según ellos mismo se denominan, ahogados por acuciantes deudas económicas y diluidos dentro del marasmo podemita, no parece fácil que el bisoño Garzón sea capaz de sacudirse el abrazo del oso de Iglesias y volver a disponer de un espacio político que históricamente fue suyo.

Si en el PSOE, hubiera al frente un líder solvente, con capacidad para cohesionar el PSOE, con inteligencia para reunir en torno a su persona las distintas sensibilidades territoriales que cohabitan entre los socialistas y, sobre todo, respetado socialmente y no solo por una militancia menguante, podría aprovecharse para pescar en todos estos caladeros. En el de la izquierda más ortodoxa que sabe de la sensibilidad social del PSOE. En el del centro izquierda que siempre fue su base electoral por afinidad ideológica. Pero también en el de los no adscritos o más desideologizados que encontraban en los socialistas unos aliados de la clase trabajadora, de las mujeres, de las minorías, de los más desfavorecidos, pero también de las clases medias urbanas. Incluso se podría pescar en el caladero del centro o centro derecha que, aun no compartiendo las políticas más audaces de los socialistas, no se sentían cómodos con esa derecha antipática, belicista y corrupta como la que encarnaba Aznar, por ejemplo.

Pero para desgracia de todos los que somos y nos sentimos socialistas, con o sin carné que lo acredite, Pedro Sánchez vive ensimismado en su yoismo. Sentado en su fortaleza de Ferraz, acusa a las élites de estar promoviendo una suerte de confabulación judeomasónica para favorecer a Ciudadanos, con encuestas cocinadas y columnas de opinión envenenadas. Sueña con un triple empate en las próximas elecciones generales que le permita volver a acercarse a Rivera, como socio prioritario (una vez comprobado en sus carnes que Iglesias es su peor enemigo) y así alcanzar su sueño húmedo de dormir en La Moncloa. Y en lugar de buscar el apoyo social construyendo un proyecto para España creíble, se ha embarcado en una gira mesiánica por las agrupaciones socialistas que le asegurará el aplauso fácil de los suyos y el nulo rédito electoral.

Autor: Marta Garrote
Fuente: http://thecitizen.es/politica/se-paro-el-pendulo-electoral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s