Razones para la igualdad

Hoy 20 de marzo, Plataforma Ahora, representada por su portavoz nacional Gorka Maneiro, el experto en financiación autonómica y militante socialista Alain Cuenca, y el también militante socialista y profesor de universidad Víctor Gómez Frías ofrecen una rueda de prensa conjunta para anunciar la interposición de respectivos escritos ante el Defensor del Pueblo solicitando proceda a recurrir la ley del cupo vasco por su inconstitucionalidad. Además de tratarse de una justa causa, resulta saludable apreciar la posibilidad de crear sinergias entre personas de procedencias y militancias diversas que comparten algunas ideas esenciales. Una de ellas es la defensa de una financiación autonómica justa y solidaria, elemento que los comparecientes entienden no concurrir en el cálculo opaco e insolidario del cupo vasco que acaba de aprobarse.

Se demuestra que la política no debe estar regida por el hermetismo y la impermeabilidad orgánica, y que es enormemente saludable abrir las puertas y ventanas de las organizaciones para observar lo que se mueve alrededor para así ser capaces de tender puentes con todas aquellas personas y organizaciones con las que se comparten ideas y principios.  Uno de los graves problemas que estos últimos tiempos han afectado a la política es la conversión de los instrumentos – partidos políticos u organizaciones de la sociedad civil – en verdaderos fines en sí mismos, cuando lo que siempre deben ser es verdaderos canales de participación política, suficientemente flexibles para ser útiles a la sociedad en su conjunto y al interés general.

Desde Plataforma Ahora celebramos la posibilidad de organizar iniciativas conjuntas con ciudadanos comprometidos con el interés general, sin necesidad alguna de capitalizar dichas iniciativas o exigir a esos ciudadanos la subsunción dentro de nuestra organización. De forma creciente, la ciudadanía exige transacción y acuerdo en tiempos de polarización y sectarismo rampante, con lo que resulta más que saludable encontrarnos con sinergias de este tenor.

Yendo al fondo de la cuestión, Plataforma Ahora comparte con los otros recurrentes la profunda inconstitucionalidad de la actual ley del cupo. Son varias las razones técnicas que servirían para fundamentar ese eventual recurso de inconstitucionalidad: se produce un agravio comparativo con otras CCAA, se rompe el principio de igualdad y solidaridad interterritorial, se vulnera la interdicción de arbitrariedad de los poderes públicos mediante un cálculo opaco y eminentemente arbitrario, y, en fin, se consolida a través del cálculo sesgado del cupo un inaceptable privilegio territorial.

A los anteriores argumentos, Plataforma Ahora, a título particular, esgrime otras razones que defiende desde su fundación. Defendemos de forma encarecida la necesidad de acometer una reforma de la financiación autonómica que no se limite a un cálculo correcto del cupo, sino que proceda a implementar la necesaria reforma constitucional para derogar el sistema de concierto económico vasco y convenio navarro. Creemos que en el actual marco político e institucional de nuestro país, con la triste hegemonía de los partidos nacionalistas y la aún más dolorosa sumisión de los presuntos no nacionalistas a sus tesis identitarias y excluyentes, el concierto económico y el convenio son instrumentos que se prestan a su profunda manipulación y distorsión, así como a su conversión de facto en privilegios fiscales que quiebran la igualdad de todos los ciudadanos. Así mismo, entendemos que las CCAA no son entidades preexistentes a nuestra condición de ciudadanos, sino demarcaciones administrativas que deben servir de la mejor manera posible al interés general. Las singularidades culturales de nuestro país, perfectamente reconocidas en nuestro marco constitucional y en nuestro Estado democrático y de Derecho, jamás pueden resultar un pretexto para blindar la actual diferencia de derechos entre conciudadanos. En el marco del Estado común, todos debemos ostentar iguales derechos y obligaciones, empezando por una financiación justa y equitativa que garantice la lucha contra las desigualdades sociales y económicas, el mantenimiento de un Estado de Bienestar sólido, y la capacidad redistributiva y equilibradora de ese mismo Estado, concebido como instrumento indispensable para garantizar la igualdad. Por tanto, la vindicación de una determinada identidad no puede justificar nunca la desigualdad, tampoco en el ámbito fiscal. Cada ciudadano, proceda de donde proceda, debe tener la libertad para conformar sus afectos y preferencias culturales, pero su padrón o lugar  de nacimiento no puede determinar el acceso a unos derechos y deberes más o menos privilegiados que los de los demás conciudadanos. Desde Plataforma Ahora estamos plenamente convencidos de que hace falta una reforma constitucional que permita caminar hacia la simetría e igualdad dentro del Estado, terminando con el blindaje de privilegios que, por más que resulten constitucionales, casan mal con una concepción igualitaria y progresista de nuestro país.

La igualdad jurídica y fiscal que propugnamos no es ajena al modelo de sociedad que anhelamos. Que se atajen las graves asimetrías y desigualdades entre CCAA y, en última instancia, entre los ciudadanos que residen en las diferentes demarcaciones administrativas de nuestro país, es presupuesto indispensable para fortalecer nuestro Estado como instrumento que garantice la igualdad y la redistribución de la renta. Precisamente el Defensor del Pueblo, a quien hoy volvemos a elevar nuestra respetuosa y entusiasta petición de que recurra ante el Tribunal Constitucional la ley del cupo, en su último informe puso negro sobre blanco, con meridiana claridad, las crecientes desigualdades sociales y económicas de nuestro país. Para atajar las mismas, no podemos permitirnos un Estado totalmente centrifugado y constantemente supeditado a las presiones y chantajes de aquellos que no creen en el interés general. He ahí un ejemplo palmario: la descarnada competencia fiscal entre CCAA ha terminado operando el vaciamiento real de determinados impuestos, lo cual afecta de forma gravemente lesiva a la causa de la igualdad y de la redistribución de la renta. El fin de las graves asimetrías y desigualdades que enfrentamos repercutiría, en definitiva, de forma muy favorable en la robustez de nuestro Estado como instrumento para combatir de forma efectiva y justa los desequilibrios sociales de nuestra sociedad. Hagámoslo posible. Es necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s