Plataforma Ahora no se presenta a las próximas elecciones

Plataforma Ahora y su iniciativa electoral Izquierda No Nacionalista han adoptado la decisión de no concurrir a las próximas convocatorias electorales. No se trata de escondernos en un momento crucial para nuestro país y también para la izquierda, sino de saber asumir la realidad con responsabilidad. Son varios los factores que nos llevan a adoptar esta determinación.

Por un lado, es preciso significar que desde marzo de 2017 Plataforma Ahora lleva trabajando sin descanso para conformar una alternativa en la izquierda española, capaz de conjugar al mismo tiempo la defensa de un ambicioso programa social con la unidad territorial de España. Nacimos con el indubitado objetivo de enfrentar la triste dicotomía que asola la política española, según la cual parece que quien defiende la unidad de España propugna un Estado mínimo y vaciado de contenido social, y quien defiende medidas de justicia social y redistribución con los más desfavorecidos pone en cuestión la condición de posibilidad de todas esas medidas, esto es, la existencia del propio Estado, patrocinando de la mano de los nacionalistas su descomposición territorial. Si hace dos años, en la hora de nuestro nacimiento, no creamos un partido político, no lo hicimos por incapacidad, sino deliberadamente. No nos arrepentimos de dicha decisión. No era difícil: se trataba de ir al Registro de Partidos Políticos, en vez de al Registro Nacional de Asociaciones. Los trámites burocráticos resultaban equivalentes. Pero no fue baladí nuestra intencionalidad, pública desde el principio. Si algo asola este espacio político es su absoluta fragmentación, desde los sectores socialdemócratas que en su día militaron en partidos como Ciudadanos o UPYD, a los ex militantes de IU, Podemos o el PCE, pasando, por supuesto, por los socialistas descontentos con la deriva centrífuga y servil con el nacionalismo de Pedro Sánchez. Una amplia gama de matices ideológicos dentro de la izquierda, en su espectro más amplio, pero con un denominador común: un proyecto de transformación social, en el que el concepto de clase social vuelva al centro del mensaje político, rechazando las simplificaciones populistas y la sumisión nacionalista e identitaria que diluye el conflicto social, y lo sustituye por la reaccionaria atomización territorial, que no solo tritura la soberanía y la ciudadanía compartida, sino que, al mismo tiempo, inviabiliza dicho proyecto social.

Entre los más centrados de este espacio izquierdista, surgió dCIDE; entre los que consiguieron abarcar un espacio ideológico con más proyección hacia la izquierda, Izquierda en Positivo. También en esas mismas coordenadas la coalición La Izquierda Hoy, procedente principalmente de ex miembros de IU. Entre los militantes socialistas críticos se conformó la Plataforma para la recuperación de las siglas PSOE en Cataluña. Junto a todos ellos, otros tantos grupos. Algunos extremadamente pequeños, cuyo criterio para desgajarse de matrices mayores era la mera animadversión personal o el tan humano afán de protagonismo. Nuestra intención nunca fue la de crear otro partido político – como nos reclamaban incesantemente no pocos ciudadanos – sino la de habilitar un instrumento político que permitiese la unión de todas las fuerzas que, de forma fragmentaria, pugnan por el espacio político de la izquierda no nacionalista, a los efectos de poder instrumentar una opción electoral con visos de éxito.

No ha sido posible. No hemos conseguido enfrentar con éxito esa fragmentación. Plataforma Ahora lo ha intentado hasta el final. Impulsando Izquierda No Nacionalista se pretendía que todos los partidos políticos y asociaciones ubicados en ese espectro ideológico pudieran reunirse en una fuerza electoral meramente instrumental, para que nadie tuviera que renunciar a sus siglas ni a su estructura. Con la honrosa excepción de La Izquierda Hoy, cuya actitud con nosotros ha sido impecable, no hemos visto voluntad de suma en ninguna otra formación. Ni entre ellos ni con nosotros. Ha primado la voluntad de salvar la propia estructura, de refugiarse en las estructuras propias antes que priorizar el interés compartido. Siempre con el mismo razonamiento: para qué pactar, si nosotros ya representamos el espíritu genuino de la izquierda no nacionalista, mejor que ningún otro.

Para gustos, los colores. Y las opiniones. Hay quien entiende que la mejor manera de representar a la izquierda no nacionalista es pactando con plataformas transversales como la de Valls, aunque éstas no sean ajenas ni a la ortodoxia liberal, ni a preocupantes enjuagues con el catalanismo político. Hay quien entiende que la mejor manera de representar a la izquierda no nacionalista es alcanzar acuerdos con el PSOE para, de forma pragmática, mantener la representación institucional y desde allí hacer el mejor trabajo posible, aunque sea aceptando un compañero de viaje que incide en las erradas políticas de apaciguamiento con los secesionistas. Hay quien entiende que la mejor manera de representar a la izquierda no nacionalista es encontrar el abrigo de una coalición europea de izquierdas, aunque uno de sus portavoces europeos más conspicuos haya tenido posicionamientos tan lamentables como el de llamar presos políticos a los políticos presos, o el de decir que en Madrid se están vulnerando los derechos fundamentales de los mismos que dieron un golpe de Estado, pasando por encima de la Constitución, el Estatuto y las resoluciones de los tribunales. Hay quien entiende que la mejor manera de representar a la izquierda no nacionalista es salvaguardar unas concretas siglas, aun a riesgo de estar permanentemente ubicados en posiciones testimoniales y absolutamente irrelevantes.

Nosotros creíamos, y seguimos creyendo, que la mejor manera de enfrentar estas elecciones era reunir a todos los grupos políticos, partidos, plataformas y personas que compartieran las coordenadas de la defensa nítida del Estado social, de la igualdad, la redistribución y los servicios públicos, junto a la unidad territorial del Estado como condición de posibilidad de cualquier programa reconocible de izquierdas. Este proyecto no ha podido concretarse en la realidad. Hemos encontrado limitaciones mediáticas y económicas. Carecemos de medios económicos para afrontar, con una mínima dignidad, la campaña electoral. Tenemos serias limitaciones en cuanto a recursos humanos y materiales para tan ardua empresa. No se trata de lamentarse estérilmente ni de flagelarse de forma estruendosa, pero sí de reflexionar sobre el trabajo realizado, sobre la estrategia seguida, sin escapar a la necesaria y pertinente autocrítica. En política como en la vida, los errores están a la orden del día y toda acción humana es mejorable. Debemos reflexionar, modificar aquellos aspectos de nuestro devenir político que necesiten mejora – crecimiento, implantación territorial, fórmulas para salvar las claras limitaciones mediáticas, búsqueda de fuentes de financiación, diseño de estrategias electorales o comunicación del mensaje político – y seguir trabajando por un proyecto que entendemos sigue siendo necesario. A tenor de la actualidad política en España, tal vez más necesario que nunca.

7 comentarios en “Plataforma Ahora no se presenta a las próximas elecciones

  1. Aunque no sea posible presentarse a las elecciones, supongo que algo se podrá hacer o que alguna función podrá cumplir esta plataforma porque si no, no entiendo para qué sirve. Por otra parte, las personas que nos consideramos de izquierdas pero no nos sentimos representados por los actuales partidos, lo tenemos un poco crudo en estas elecciones.

    Me gusta

  2. Tenia muchas esperanzas de que este movimiento de tendencia socialdemocrata se presentara a las elecciones, ha sido una decepcion. Para mi habria sido un verdadero gozo votarles; estoy harto de ver como el PSOE no tiene ningun escrúpulo en pactar y gobernar con los nacionalistas, especialmente en las autonomias. No entiendo esta obsesion de gobernar a costa de todo, a costa de intoducir y alimentar un cáncer que al final solo buscan la destrucción del Estado …….,¡¡ me dan asco!!

    Me gusta

  3. Pues si, no entiendo por qué no cuaja mas esta iniciativa. Una izquierda con planteamientos sociales exigentes Y NO NACIONALISTA. Seguimos huérfanos …

    Me gusta

  4. Plataforma Ahora   surge a comienzos de 2017 y se presenta en Madrid el 30 de marzo de ese mismo ano con un objetivo que consideramos esencial: hacer posible que exista un partido politico de izquierdas y espanol (y europeista), que una, a la defensa del Estado del Bienestar, las politicas sociales y la justicia social, la defensa de la igualdad en todo el Estado y la unidad civica de Espana (frente a los insaciables nacionalistas que amenazan gravemente nuestra convivencia y nuestro Estado que nos hace ciudadanos).

    Me gusta

    1. Un partido de izquierdas RESPONSABLE, que no padezca de hispanofobia y no pacte con los nacionalismos es vital para renovar la política española e impulsar reformas progresistas.

      Me gusta

Responder a FERNANDEZ Caroline Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s